Kina Kai es convencida por cliente para tener sexo por dinero

126 Vistas
%
0

Un cliente convence a la cajera de una tienda de golosinas, una asiática medio putita cuyo nombre de combate es Kina Kai, que puede gana más dinero entregando el coño en el hotel de al lado que vendiendo caramelos. Claro, para ganársela, el sujeto primero le compra un paquete de dulces y luego la lleva al hotel donde esta deliciosa oriental primero le da una buena mamada y luego le entrega la vagina estrecha y jugosa. Finalmente el malandrín le acaba en la boca y la obliga a beberse todo el semen.